Saturday, September 18, 2010

El vehículo perfecto para la locura

Las Bicicletas y sus Dueños

por: Elena Santibánez*

Todo sale de una bici sabiéndola pedalear. Así puede resumirse el espíritu de un trabajo en el que, aunque se habla de personajes famosos, las protagonistas son sus bicicletas. A lo largo de 22 textos ricos en información histórica, anecdótica y técnica, se destaca el papel de las bicicletas en la génesis de ideas, descubrimientos y sucesos que han signado al mundo.En las presentaciones: el autor, Maru Sandoval, Mauricio Bares y Juan Alberto Vázquez.

Desde la teoría de la relatividad de Albert Einstein, pasando por la parte de la revolución cubana que le toca al Che Guevara, la síntesis que hizo Albert Hoffman del LSD, los efectos de éste en la creatividad de Syd Barret, hasta la paráfrasis de bulto que de una frase popular hizo Madonna al demostrar que jalan más un par de tetas que dos ruedas de bicicleta son ejemplos de lo que la humanidad ha ganado a partir de un rol en bicla.En las librerías del país.

El autor recoge testimonios diversos sobre la experiencia de andar sobre dos ruedas, como el de Henry Miller: “Me dio por llamar amiga a mi bicicleta, mantenía conversaciones silenciosas con ella y por supuesto le prestaba la mayor atención. Después de algún tiempo, acostumbrado a pasar tantas horas con ella perdí el interés por mis amigos. La bicicleta se convirtió en mi única y verdadera amistad”.
En la FIL GDL 2008.

También hace interesantes parangones: “…la bicicleta se parece a un instrumento musical: hay que ajustarla como se afina un piano o una guitarra antes de salir a tocar”, para hablar de la bici de John Lennon, o “…va a conducir el país como suele montar su bicicleta. El país va sobre ruedas, lo cual no quiere decir que vaya en la dirección correcta y libre de accidentes. Habrá que estar atento a las caídas y traer el casco bien puesto” refiriéndose a Felipe Calderón.En la FIL GDL 2009.

Entre conceptos como “la bicicleta es una máquina del tiempo”, de Carl Sagan, o la afirmación: “Andar en bici es pura magia” se alza con tintes cuasi poéticos la descripción de Syd Barret a bordo de su Gentelmen Sport —“con canastilla al frente y una campana de las que hacen ring”, como la que describe en su rola “Bike”— captado en una foto cinco años antes de su muerte: “…miraba con suma atención hacia el frente, pero al observar la imagen da la impresión de que podía ver algo invisible para los demás. La bicicleta era azul, parece que iba montado en un blues, el equilibrio en desequlibrio. La bici es el vehículo perfecto para la locura…”.En el bosque y en la playaEste trabajo de investigación, que duro seis años y fue viendo la luz en entregas para Milenio Diario, es la publicación debut del sello Rueda Libre y tuvo como editor al propio autor, quien puede decirse hizo un muy gran trabajo, si se toma en cuenta que nunca antes había hecho un libro. El concepto gráfico es excelente, las ilustraciones ofrecen un discurso paralelo que enriquece un diseño limpio, con buen aire y, aunque el tamaño de la caja tipográfica es irregular a lo largo de las páginas, más que un descuido casi podría considerarse un afortunado atrevimiento. El cuidado de edición es cercano a lo impecable: dos erratas en 160 páginas es un margen de error que desearían sellos como Alfaguara. La producción recupera el concepto de los libros de buena factura: pasta dura con guardas impresas, encuadernado cosido y una impresión de gran calidad sobre papel couché mate, que puede llamarse elegante.Entre los amigos ciclistas, aquí con Mario "Fixed" Villaseñor, de Fijalajara y Bicipolo.

Sin embargo, el trabajo propiamente de edición tiene una carencia importante: en ninguna parte del libro se menciona que lo que el lector tiene ante sus ojos es una recopilación de artículos escritos y publicados a lo largo de varios años. Esta omisión podría no echarse tanto de menos, si los textos estuvieran fechados y así pudiera entenderse por qué se habla en presente y futuro de sucesos pasados, y por qué hay referencias y datos que son mencionados más de una vez, lo cual hace que una lectura de corrido deje la impresión de repetición y descuido. En mi opinión debieron hacerse ambas cosas: fechar los textos y mencionar que fueron escritos y publicados en forma independiente.En el camino con ciclistas.

Otra opción era que el autor actualizara fechas y datos, le diera una “shaineada” necesaria a uno que otro párrafo e incluso agregara o quitara cosas a sus escritos originales, para adaptarlos a su nuevo formato, es decir, que editara su material periodístico para convertirlo en libro. En fin, nada que no se pueda remediar en una edición futura. En los medios. Revista Bike a Fondo. Fotografía: Edgardo Melgoza.

* Elena Santibáñez es editora y periodista. Directora de la Editorial Rhythm & Books.

1 comment:

m e l i g r o s a said...

guaooo --- es muy cierto, y bien dicho
la bici es locura total :D
me encanta el blog, y que bonito post - envidia de la buena, lbros playita y sol

mil saludos y un bici abrazo desde San francisco, califas!
xxo.meli