Saturday, December 26, 2009

Las Bicicletas y sus Dueños en Milenio TV

Entrevista con Jairo Calixto en el programa Política Cero

http://www.milenio.com/portal/tv_ondemand.html
Política Cero
Programa 21 de diciembre

Wednesday, December 16, 2009

La Bici Proyector de Beatriz Barragán en la Cumbre de Copenhague

La bicicleta es la estrella contra la contaminación en la Cumbre del Cambio Climático que se realiza en Copenhague, del 7 al 18 de diciembre, donde la periodista visual Beatriz Barragán pedalea un invento fantástico para exhibir, en película súper 8, El Rostro Mexicano Sustentable, un documental sobre bici-máquinas y otras ecotecnias.
Tomada de www.cletofilia.com

La idea empezó a rodar en septiembre, con apoyo de los colectivos GDL en Bici y Bici 10, durante el 2º. Congreso Nacional de Ciclismo Urbano en Guadalajara, ciudad natal de Barragán Horn, quien realizaba un video del encuentro entrevistando a los participantes. Entre ellos sobresalía un grupo del Centro Autónomo para la Creación Intercultural de Tecnologías Apropiadas (CACITA), que llegaron de Oaxaca al estilo Merry Pranksters de Ken Kesey, en un viejo biobus sicodélico y ecológico que funciona con aceite vegetal reciclado. Estaban ahí para mostrar sus bici-máquinas y baños secos, aplicaciones para la vida en el campo y la ciudad.Barragán en CACITA.

Dos semanas después, la tapatía realizaba un documental para presentar durante la Cumbre Climática de Copenhague y el reportaje la llevó al taller de CACITA, en los límites de la ciudad de Oaxaca, en el municipio de San Pablo Etla. Ahí encontró el centro creativo donde se reciclan los materiales para construir prototipos de bici-máquinas. Cletas inservibles, bicis fijas, fierros viejos, todo se reutiliza para crear nuevos diseños que podrían ser perfeccionados para su producción y comercialización: la bici-bomba de agua, la bici-molino de nixtamal, la bici-molino de granos, la bici-desgranadora, la bici-licuadora, la bici-lavadora de ropa y las bici-generadores eléctricos para encender luces, escuchar música o ver la televisión con una fuente de energía humana…Los cables de la magia.

Con este principio, Barragán imaginó una máquina más sofisticada, la bici-proyector de cine. La idea de montar una instalación rodante durante la Cumbre Climática en el Bella Center de Copenhague y pedalear para proyectar El Rostro Mexicano Sustentable, es un concepto redondo como rueda de bicicleta. La periodista del Brooks Institute, fotógrafa y editora de Disposable Routines y Svara que cubre la Cumbre para Milenio Semanal y Milenio TV, contactó a cierto personaje para construir esta bici fantástica: Dante Espinosa, ingeniero electro-mecánico y creador de Pedal Power Generator.Esperando por el pedal para abrir su ojo de luz.

Gringo loco de nombre extraño, inventor disperso y rockero macizo, Espinosa parece un hippie extraviado. Llegó a México de gira con el grupo Ginger Ninjas hace tres años, durante su primer tour en bicicleta por estas tierras. Él diseñó y construyó el sistema de sonido e iluminación que usa el grupo en sus conciertos, en los que invitan a personas del público a pedalear para generar la energía. El país le acomodó y luego de rolar estableció su laboratorio-taller en el Distrito Federal, donde ahora construye bici-máquinas eléctricas y generadores de pedal.La energía es circular.

El sistema de proyección que desarrollaron se probó primero en una bici recumbente construida por Espinosa, utilizó un generador de bici eléctrica en una de las ruedas traseras. Para asegurar su funcionamiento en condiciones normales, fuera del laboratorio, se probó después con una bici de la calle, una rentada en el Parque México, sobre una base (tipo rodillo de entrenamiento) cuyo eje mantiene la rueda trasera elevada. El proyector es japonés, marca Magnon de 130 watts, modelo Instdual DLS para película de 8mm., una pieza de segunda mano que Espinosa arregló con un foco nuevo y distintos motores eléctricos para encontrar el que diera la velocidad adecuada. El generador de pedal proporciona sin problema la energía para el proyector, sin embargo, también se necesita el sistema de sonido, lo cual requiere el doble de wattaje u otra bici.Rodar una bici es como rodar una película viva.

Ante el fracaso del Protocolo de Kyoto, el clima en el que se lleva a cabo la Cumbre de Copenhague es adverso para la naturaleza, complicado y oscuro para todas las especies, un gigantesco nudo de intereses en tensión que asfixia al planeta. Aún queda la acción de las organizaciones civiles responsables, el activismo creativo e incluyente, la denuncia y la conciencia ambiental, la educación y el cambio de hábitos de consumo. Mientras el destino del planeta se define en pláticas de funcionarios sin compromiso, recriminaciones entre el norte y el sur, acuerdos que carecen de voluntad política y manifestaciones que inundan los medios; en esa inmensidad gris y negra, la bici-proyector de Barragán se percibe como la mariposa en la fábula de la teoría del caos, cuyo aleteo verde y azul entre Guadalajara, Oaxaca y Copenhague puede cambiar el clima mundial.

Friday, November 27, 2009

Bicis y libros en la FIL de Guadalajara

Las Bicis, Los Ángeles, La FIL

"Andar en bicicleta es leer al mundo de otra forma, una lectura en movimiento que permite percibir con todos los sentidos". Tomado de Las Bicicletas y sus Dueños.

El Paseo Ciclista de Tod@s

"El horizonte es una página en blanco y el ciclista la escribe al pedalear". Ciclismo Mágico, tomado de Las Bicicletas y sus Dueños.

Letras y Bicicletas en Guanámsterdam
"Las Bicicletas y sus Dueños", diez capítulos nuevos con historias de Nico, Giuseppina Grassi, Sony Barger y Barack Obama, además de bicis, cine, literatura y música. Disponible en la FIL en RGS Libros / Grupo Libros y Editoriales: Zona Internacional. Av. Ensayistas LL1 al LL11 y KK2 al KK12.

Monday, November 16, 2009

Dulces agravioS

La gestión de los espacios públicos

Texto y fotos: Ma. Refugio Ruiz*


El verdadero progreso social
no consiste en aumentar las necesidades,
sino en reducirlas voluntariamente;
pero para eso hace falta ser humildes.
Mahatma Gandhi


*Cuco Ruiz es fotógrafo, periodista y activista, voluntario de los colectivos Gdl en Bici y Bici 10.


La mayoría de las ciudades en México han crecido sin una planificación urbana estratégica. Al principio fueron creadas para que sus habitantes las caminaran a lo largo y ancho, después vinieron los carruajes jalados por caballos y, en última instancia, el automotor, mismo que por su capacidad de desplazamiento poco a poco se fue adueñando del espacio público.Para que se vuelvan a reactivar los espacios públicos es necesaria la intervención de los ciudadanos organizados, que nos defendamos de una manera creativa e incluyente, haciendo valer nuestros derechos e incentivando a la ciudadanía a participar. Mientras los ciudadanos no nos organicemos para exigir nuestros derechos, los gobiernos no estarán interesados en ellos, ya que sólo ven por intereses particulares y de grupo que los lleven a ocupar cargos públicos.

Si uno deambula por la ciudad, puede darse cuenta del nulo espacio al que accede el peatón y/o ciclista, ya que todas las arterias viales han sido tomadas por el automotor: dan vuelta continua a la derecha sin dar tiempo al cruce peatonal (medida que en algunos países ya desapareció), bloquean rampas de discapacitados, invaden el paso de cebra, subidos en las banquetas, estacionados en doble fila y una larga lista de etcéteras…Los seres humanos somos capaces de ajustar nuestras necesidades y deseos, a este ajuste se le llama conducta aloplástica (que modela al otro). Un ejemplo es la migración de aves a un clima más cálido, en el ser humano se refleja en su impulso a organizar e inventar cosas. Idea tomada de: Pag. 59 y 60 fritz perls “yo hambre y agresión” F.C.E México.

Ante tal situación, los ciclistas organizados en grupos, hemos salido a las calles para exigir el derecho al libre tránsito con la máxima “mismas vías, mismos derechos”, demostrando que son posibles formas de traslado más amables con y para la sociedad. La Bicicleta es nuestra aliada, la mejor manera de una interacción directa con l@s demás personas, una herramienta, un medio para hacer de éste un mundo equitativo. Porque el objetivo final no es subir a miles de personas a la bicicleta, sino formar conciencia del por qué y el para qué hacerlo, tener en claro las bondades y beneficios que nos brinda a tod@s, usemos o no la bicicleta.Una vez que veamos a la bicicleta no como un fin, sino como un medio para lograr estos objetivos, será mas fácil contagiar a l@s demás y unid@s salir a exigir la recuperación del espacio público, que por definición es de tod@s. De esta forma, las autoridades no tendrán otra alternativa que escuchar la voz de esa masa crítica que se manifiesta por el respeto a sus derechos y lograr que las ciudades vuelvan a ser por y para l@s ciudadanos.La bicicleta es felicidad.

Dejar la dependencia del automotor, esa dependencia que este sistema nos ha impuesto al decirnos mediante la publicidad: “sino tienes auto, nada eres, sin auto no puedes conquistar la mujer o el hombre de tus sueños, si no tienes auto no serás el más rápido, el más apuesto, el mejor”. Es por eso que muchas personas están cambiando en el mundo, porque somos capaces de pensar libremente y en Guadalajara nos da gusto ser parte de ese cambio, cambio de lógica, para dar paso una forma más amigable e incluyente, en donde lo importante no es tener, sino ser. Aquí la bicicleta último modelo no importa, sino atreverse a cambiar, dejar de lado los motores, la comodidad, poner pie a tierra, movidos por nuestro cuerpo (en auto no te mueves, simplemente te trasladas), apoyados en nuestra bicicleta, aprender a dejar una herencia de conciencia ecológica y construir junt@s la ciudad en que deseamos vivir y dejar a las nuevas generaciones.“No estamos en contra del automotor, sino a favor de la Bicicleta, sabedores de que ésta es un buen pretexto para buscar un mundo equitativo".

Para que todo lo expuesto sea posible, es necesaria la agresividad de las personas involucradas, entendiendo agresividad como esa fuerza motriz que nos ayude a dar el paso siguiente, el otro y uno más, porque sin esa pizca de agresividad no se logrará generar los cambios necesarios, esa agresividad innata del ser humano, que te ayuda a vivir el día con día. Por tanto en Gdl en Bici y Bici 10 nos decidimos a sacar esa agresividad y transformarla en acciones encaminadas al fomento del uso de la bicicleta como un medio alternativo de transporte. La exigencia de una distribución equitativa del espacio público, respetando el orden jerárquico: peatón, transporte NO motorizado, transporte público y, por último, el Transporte Particular.

Porque no sólo somos peatones y ciclistas en potencia, somos seres humanos y como tal aprenderemos a convivir en esté espacio y tiempo en el que nos tocó vivir. Por último, son muy pocas las ocasiones en las que se tiene la enfermedad y el medicamento al mismo tiempo, hoy el mundo está enfermo y la bicicleta es un buen remedio.
Hay 2 formas de educar, una es moldear y la otra es modelar, los maestros en las escuelas nos moldean y nosotr@s en la bici modelamos, en esta labor las mujeres son fundamentales en el proceso multiplicador del uso de la bicicleta, ya que generan respeto y admiración, logrando que no solo los hombres, sino que más mujeres sigan su ejemplo (algo que no pude ser aplicado a un hombre en bicicleta).
http://www.youtube.com/watch?v=WEgyfF0ACN0
http://www.youtube.com/watch?v=9Dvw7LYBSOY
http://www.youtube.com/watch?v=6iGA2KAXx_4

RGS / Gpo Libros y Editoriales / Zona Internacional / Av. Ensayistas / LL1-LL11 y KK2-KK12

Saturday, November 14, 2009

Sunday, November 8, 2009

Primer Paseo en Bicicleta de Ciudad Satélite

Hacia el Parque Ecológico Lineal y el Sistema de Ciclovías
El Primer Paseo en Bicicleta de Ciudad Satélite, el domingo 1º. de noviembre, fue un hecho histórico en los cincuenta años que cumplió. Alrededor de cien ciclistas pedalearon para apoyar el desarrollo de un parque ecológico y una ciclovía, propuesta para que el medio de transporte urbano del futuro se use de manera planeada en Satélite a favor de toda la sociedad y el ambiente.

El proyecto es una propuesta del urbanista Carlos González Escamilla, presidente de la asociación Defensores de Ciudad Satélite, cuyo objetivo es mitigar el impacto ambiental por los efectos negativos en la construcción y operación del polémico Viaducto Bicentenario, una obra pública que sólo beneficia a ciertos automovilistas que pueden pagar la cuota.Cerca de las diez de la mañana ya se había reunido un considerable grupo de personas y sus bicicletas en la explanda anexa a la Secundaria 17 sobre el Circuito Juristas. Familias enteras, niños, jóvenes y adultos, riders, ciclomontañistas, free riders, ciclistas de ruta, esperando el momento de ponerse a pedalear hacia el futuro. Antes de dar la salida, el urbanista González Escamilla y su equipo de trabajo, acompañados del décimo Regidor de Naucalpan, Luis Arturo Peña, presentaron la nueva organización que se hará cargo de administrar el proyecto: la asociación Amigos de la Bicicleta, la Naturaleza y el Deporte de Ciudad Satélite. Ellos se encargarán de gestionar el proyecto ante las autoridades y de organizar y coordinar las acciones necesarias para la realización del mismo.Carlos González Escamilla explica el fin de esta acción.

El proyecto se puso en movimiento cuando las personas montaron sus bicicletas y emprendieron el paseo a lo largo de Circuito Juristas. Los ríos de gente en bicicleta son emocionantes, sobre todo si persiguen un fin común y se convierten en un acto colectivo divertido y saludable. Una manifestación bicivilizada para echar a andar el Parque Ecológico Lineal de Ciudad Satélite, desde el Circuito Oradores (junto a Bella Vista y Fuentes de Satélite) hasta el Circuito Escultores (junto al Vaso regulador de Cristo en Avenida Gustavo Baz): ciento ochenta y cuatro mil metros cuadrados de áreas verdes, los camellones anchos, el Parque de Correos y los parques aledaños.
El Parque Ecológico Lineal será, de acuerdo al sistema ideado por González Escamilla, la columna vertebral de una red de ciclovías de 33 kilómetros que cubrirá a Satélite. Se trata de proporcionar una alternativa mejor que el coche para realizar trayectos cortos en bicicleta, a pie o en patineta, con estacionamientos para bicis en puntos estratégicos y acceso a las zonas comerciales. Esto no sólo es urgente por los problemas de tráfico, contaminación y salud que padecemos en la zona, también fomenta el regreso de las personas a las calles y áreas verdes, la vida vecinal y la convivencia perdida.El proyecto detallado puede revisarse en www.defensoresdeciudadsatelite.com. La inciativa ha sido bien recibida por las autoridades estatales y las municipales, ahora sólo falta apoyar al movimiento generado por Amigos de la Bicicleta si queremos tener espacios y rutas seguras para peatones y ciclistas. El Segundo Paseo en Bicicleta de Ciudad Satélite será el domingo 20 de diciembre, partirá de la Iglesia de Economistas a las diez de la mañana. Ahí nos vemos para rodar por Satélite.

Sunday, November 1, 2009

La Bici Fantasma de Liliana Castillo

A los muertos en bicicleta

Fotografías: Jorge Ávila (avilajorge@yahoo.com).

Summer is gone, but our love remain
like old broken bicycles out in the rain.

Tom Waits, Broken Bicycles


Le llaman la cebra, esa franja de rayas blancas sobre el asfalto donde atropellaron a Liliana cuando cruzaba en bicicleta. Las rayas son más parecidas a las teclas de un piano que dejaron una estela musical a su paso, las notas de una canción triste y bella. Fue ahí, entre Avenida Universidad y Mayorazgo, al sur del Distrito Federal, donde apareció por primera vez en México una Bici Fantasma.

Liliana Castillo Reséndiz alegraba al mundo. Tenía 23 años, le gustaba la fotografía, era actriz en ciernes y distinguida ilustradora infantil que figuró en el catálogo de ilustradores del Conaculta 2008. Vivía en un pequeño departamento de la colonia Portales con Óscar Pereyra, quien la describe como “una persona virtuosa, hermosa, con una sonrisa inspiradora”. Formaban una pareja enamorada que solía moverse en bicicleta, hasta que la mala suerte se atravesó en sus vidas.El viernes 15 de mayo de 2009, cuando Liliana pedaleaba hacia la Facultad de Filosofía y Letras, un auto que circulaba con imprudencia la atropelló. En el accidente se golpeó la cabeza y se lastimó de gravedad el pie izquierdo. Lo peor es que no llevaba casco. La trasladaron inconsciente al hospital de Xoco y de manera inexplicable la ingresaron como desconocida a Terapia Intensiva. Nadie avisó a sus familiares, de nada sirvió que llevara su credencial del IFE, ellos la encontraron al día siguiente. 24 horas de pura desesperación. Supieron del accidente por una nota de periódico.
El conductor, Mauro Gerardo Martínez Toussaint (también de 23 años), logró evadir la acción de la justicia con una declaración inverosímil (que la atropellada le otorgó el perdón) y una fianza. Pero Liliana pasó una semana de agonía infernal, le amputaron medio pie y sufrió muerte cerebral debido un traumatismo craneoencefálico de alto grado. Dejó de existir mientras Óscar tocaba la guitarra y le cantaba. Era viernes 22 de mayo a las 2:40 de la tarde, la hora en que un temblor de 5.9 grados en escala de Richter sacudió a la ciudad.Días después, ante la mirada sorprendida de los ciudadanos, apareció la Bici Fantasma de Liliana. La noche del diez de junio, en el lugar donde fue atropellada, más de un centenar de ciclistas y transeúntes se dieron cita para instalar la bici blanca en el poste de un señalamiento peatonal con fotografías, flores, veladoras, objetos y mensajes escritos. Un altar colectivo urbano. La Ghost Bike apareció por primera vez en los Estados Unidos y llegó a nuestro país a través de los Bicitekas, encabezados por Areli Carreón, quienes se encargaron de la instalación para señalar a la sociedad y a las autoridades que una persona ha muerto por la falta de cultura y respeto vial, espacios seguros para los peatones y los ciclistas. La bici blanca rinde tributo al caído en bicicleta y alerta sobre el peligro del lugar para evitar más accidentes. Una manifestación urbana que adquiere rasgos de ritual.El antecedente directo de esta práctica fue la Bike Angel, una bici blanca con grandes alas suspendida a la entrada del Túnel Stockton en San Francisco, California, en agosto de 2001. La instalación corrió a cargo del movimiento ciclista internacional Critical Mass, lidereado por su fundador Chris Carlsson. Dos años más tarde, en octubre de 2003, apareció la primera Ghost Bike en St. Louis, Missouri. Con ella inició un movimiento que se ha extendido a lo largo de 90 ciudades en el mundo (www.ghostbikes.org), entre las que figuran el D.F. y Guadalajara.Por desgracia, desde la aparición de la Bici Fantasma de Liliana, cada día se ven más bicicletas blancas en México. En julio se instalaron dos más en el D.F., la de Estela de la Luz Valles Vindiola en uno de los puentes peatonales de Chapultepec, convertidos a fuerza en tramos de la “ciclovía”, y la del policleto Ignacio Santiago Martínez en la colonia Condesa. Durante octubre se sumaron la de Rubén Vázquez Marín, un niño de 13 años que vendía café y pan en Polanco, atropellado por Daniel Alberto Ramírez en Reforma a la altura de Julio Verne (el primer Triciclo Fantasma del mundo). La de Oscar Estévez, fotorreportero arrollado en 2008; y la de José Ibarra, de 55, embestido por el chofer de una revolvedora, Alberto Rodríguez Zamudio, en Insurgentes y Hamburgo. Areli Carreón comenta que en octubre hubo otros tres ciclistas sin identificar y reconoce que los muertos ya rebasan la capacidad de las organizaciones (Biciellas, Biciraptors, Tlatilkas, Bici Cerdos, Ciclovida, Veteranos en Bici, IMFUBU y Mujeres en Bici) de costear y organizar la colocación de más bicis blancas.Al hablar sobre las bicis blancas, durante su ponencia en el 2º. Congreso Nacional de Ciclismo Urbano en Guadalajara, Patricia Martínez de GDL en Bici cuestionó la falta de congruencia de las autoridades y la negligencia de los automovilistas, e informó que tan sólo en 2008 murieron 84 ciclistas en esa ciudad. De acuerdo a esta organización ciclista, hasta el 8 de octubre de 2009 se habían instalado las Bicis Fantasmas de Álvaro Octavio Calzada Cárdenas, Jessica López Barajas, José Rodrigo Villalobos Medina, Mauricio Altamirano Gutiérrez, Edgardo Yared Padilla Uribe, Isidro González Vallejo y tres ciclistas desconocidos.Para recordar a Liliana y dar a conocer su obra, Óscar creó la fundación que lleva su nombre (www.fundacionlilianacastilloresendiz.blogspot.com), donde puede conocerse el trabajo, las historias y las respuestas que rodean a su Bici Fantasma. Como en la canción de Tom Waits, uno de sus favoritos: ella se fue, pero su amor permanecerá, como una bicicleta rota bajo la lluvia.

* Texto publicado en Milenio Diario.

Friday, October 23, 2009

Los Biciosos

La adicción saludable

Mi nombre es Rogelio Garza y soy cletómano.



De todas las adicciones que conozco la bicicleta es mi favorita. Recuerdo una campaña guerrilla de Nike con la que se dio a conocer el Cartel de las Endorfinas, pósters con una calavera y el encabezado: “Soy adicto”. Nada define mejor al cletómano. Así es el deporte, aunque a muchos les incomode el tema o se molesten porque sienten que la sombra del doping los persigue.
Esta adicción no tiene que ver con el consumo de sustancia alguna, sino con el proceso químico que sucede en el cerebro del cletómano cuando pedalea su bicicleta. Una sinapsis en la que se producen las codiciadas endorfinas (morfina endógena): adrenalina, serotonina y dopamina, neurotransmisores responsables de liberarnos del dolor, regular la alegría, la emoción, la tranquilidad y el sueño.

Fuel for rideAntes de un rol por la montaña: mate, pepsi kick (cafeína-ginseng), guaraná en polvo, power gel doble cafeína, galletas de amaranto y un plátano para evitar los calambres. Yeah!

Una reacción semejante sucede en el cerebro del creyente religioso cuando va por su dosis a la misa de ocho cada mañana. La religión es el opio del pueblo, decía Marx. Por eso esta otra campaña de Sport City compara la práctica deportiva con el fervor religioso, el “deporteísmo”, le dicen. Sin duda, el cletómano pedalea religiosamente su cleta y si pudiera le haría un altar. Lo interesante aquí es que el deporte también puede conducir a estados de conciencia alterada y éxtasis místico. Con razón el Papa Juan Pablo II, deportista y cletómano que pedaleaba 100 kilómetros de un tirón, consideraba el deporte un don divino. Recordemos que Dios es el dealer más grande del mundo.
Todos los cletómanos estamos acostumbrados a las endorfinas para funcionar. El día que no pedaleas te sientes incompleto. Lo mismo siente el fervoroso si no va a misa, algo le hace falta. En el caso del cletómano también influye el factor físico, que podría llamarse “opiáceo”. Más de tres días sin actividad traen consigo un síndrome de abstinencia: te entumes, se te quita el hambre, duermes mal, estás de mal humor, te sientes incómodo…
Todo ese malestar desaparece en cuanto empiezas a pedalear. El fix de la bici te alivia como por arte de magia. Por eso el cletómano siempre está buscando la oportunidad de darle al bicio, para él es la única forma de mantenerse en equilibrio. Y en el rol conoce a otros biciosos que tienen la necesidad de rodar a como dé lugar.

Bicioso
Frankie en el micrositio metiéndole al bicio.

Es normal que la gente común no lo entienda. No saben de lo que se pierden, pero tampoco de lo que el cletómano es capaz de hacer con tal de salir a dar el rol. A muchos les cuesta creer que pierdas el sueño y te levantes los fines de semana a las seis de la mañana para darle al bicio: subir una montaña fría, lodosa y húmeda. O pedalear en una carretera cubierta de niebla. O empaparse en el camino a comprar cualquier cosa. O ir a trabajar para llegar bien puesto. Sobran motivos para sacar la bicla.
Sólo hay una cosa más fuerte que una adicción: otra adicción. El mecanismo lo explica el escritor y cletómano Ernest Hemingway en El Fin de una Afición, un relato donde cuenta cómo dejó las carreras de caballos por las de bicicletas. El bicio, una vez que te encadena, no te suelta. Por eso el cletómano sólo quiere rodar sin importar el destino, lo que importa es el viaje, moverse y flotar en dos ruedas.
Lo bueno de ser cletómano es que con tu adicción contribuyes a que el mundo sea mejor. El bicio es saludable y ecológico, haces algo por un mundo sin obesidad, sin infartos ni diabetes, sin tráfico ni contaminación, sin calentamiento global ni cambio climático…
Mejor encadenarse al bicio y rodar. Voy a darme un rol.

Rol de drug
Rueda de bicicleta. Foto: Maru Sandoval.

Texto publicado en Cletofilia (www.cletofilia.com)

Monday, September 28, 2009

Guanamsterdam sobre ruedas

El 2º. Congreso Nacional de Ciclismo Urbano

Un río de gente en bicicleta


Oscar Patsí y Patricia Karenina exponiendo la Revolución de las Mariposas (personas en bici).

Guanasterdam, Jalisco. En esta ciudad repleta de mujeres hermosas, bicicletas, cafés y personas fuera de lo común, se realizó el 2º. Congreso Nacional de Ciclismo Urbano, organizado del 18 al 20 de septiembre por el colectivo GDL en Bici con el apoyo de organizaciones, universidades, empresas, autoridades y medios.Chris Carlsson, iniciador del movimiento Critical Mass y autor de varios libros al respecto. Aquí es acompañado por Jesús El Negro Soto.

Viernes 18 de septiembre. A las nueve de la mañana caminé sobre la Avenida Juárez para llegar al LARVA (Laboratorio de Artes Variedades), un cine abandonado que el municipio habilitó como centro cultural y que ahora servía como sede principal del Congreso. Pude instalarme en el espacio del colectivo Bici 10, junto al fotógrafo Refugio Ruiz, donde se vendían playeras, libros, placas reflejantes, y se repartían publicaciones de GDL en Bici e información sobre la bicicleta. También había espacios del ITDP (Instituto de Transporte y Desarrollo de Políticas) representado por Xavier Treviño, la empresa BKT Bicipública de los arquitectos Matías Medina y Rodrigo Vázquez, las bicicletas plegables Brompton de León Hamui y Carlos Estrella, y el colectivo CACITA con su exhibición de bici máquinas.Intercambiando libros con Carlsson.

Llegaron más de 400 personas registradas, grupos de ciclistas, especialistas en espacios públicos y movilidad urbana, activistas de las dos ruedas, ecologistas, bici mensajeros, funcionarios, diseñadores, filósofos y periodistas de Nuevo León, San Luis Potosí, Michoacán, Puebla, Veracruz, Oaxaca, Morelos, D.F., y también de Estados Unidos y España. Pedaleaban en la zona centro de la ciudad, entre las sedes alternas del evento: del LARVA al Museo de la Ciudad o al Paraninfo de la U de G. Un congreso en movimiento que contó con la asistencia de interesados y entusiastas.De izq a der: Gabriel Michel, Mario Delgado, Mario Silva, Alfredo Hidalgo, Refugio Cuco Ruíz (Bici 10) y Xavier Treviño (ITDP).

Entre los principales participantes estaban los Bicitekas, organizadores del 1er. Congreso en 2008 donde se formó la Red Nacional de Ciclismo Urbano. Estuvieron Chris Carlsson, iniciador del movimiento internacional Critical Mass que empezó en San Francisco, autor y editor de los libros After the Deluge y Critical Mass; el catalán Oscar Patsí, creador de la Revolución de las Mariposas (personas en bici), quien expuso sus ideas con ingenio y humor; Caroline Zamporano, Directora de Bicycle Advocacy NY; Jimmy Lizama, bici mensajero de Los Ángeles y promotor de la bici fixed; León Hamui, quien habló sobre la bicicleta en la ciudad del futuro; Emily Ramsey y Aaaron Salinger, de Bicycle Kitchen, California; y Heleana Zambonino, de Ciclópolis, Ecuador. Además asistieron personas interesantísimas, como la cineasta Beatriz Barragán, quien realiza un documental sobre el Congreso, y Milton A. Luna, reportero de la revista No Te Rajes, un ciclista sin pierna derecha.Con Milton A. Luna y Bicivilízate de Morelia.

Comimos pasta, pizza y ensalada en algún lugar del centro, recuerdo a Bernardo Lizardi, al buen Agustín Martínez, a Jesús El Negro, a Beatriz y Alessia. Mi participación tuvo lugar en el Museo de la Ciudad, sobre la Avenida Independencia, a las cuatro y media de la tarde. Patricia Karenina de GDL en Bici: si alguien encarna al Congreso es ella. Pura energía.

Estuve acompañado en la mesa por Karenina, quien me presentó y moderó el asunto con sus comentarios. Apoyado por un texto y un power point procedí a definir el Ciclismo Mágico, la literatura de los equilibros. Luego revisamos la obra de algunos autores, leyendo fragmentos de sus obras, para finalizar con una sesión de preguntas y comentarios que derivó en otros temas.
En el Paraninfo de la U de G, donde Patricia Martínez sacudió conciencias e incomodó a las autoridades.

El sábado estuvo más movido aún. Empezamos con el encuentro entre la sociedad organizada, el gobierno municipal y los rectores de las universidades ITESO y U de G. en el Paraninfo. Bajo el Mural 1 de José Clemente Orozco, Patricia Martínez de GDL en Bici estremeció con su intervención que arrancó lágrimas y una ovación de pie en el auditorio lleno. También asistimos a la conferencia impartida por la Directora de Promoción Ciclista de NY, Caroline Zamporano. Chicas en bicicleta: Candelaria Ochoa, Emily Ramsey, Mariana Sánchez, Heleana Zambonino y Patricia Karenina.

Comimos en un restaurante vegetariano y por la tarde estuvimos en la plática de bici mensajería (cátedra de bici fixed) antes de ir a la mesa redonda “Las chicas en bici”. Al caer la noche se organizó el paseo Critical Mass, un río de gente en bicicleta por el Día Mundial sin Auto (22 de septiembre) que culminó con una fiesta y las bicis en alto.
Bicimensajeros, expertos de la bici fixed, tan de moda hoy en día: Jimmy Lizama, Mario Villaseñor, Raúl Zamarripa y Santiago García.

El domingo temprano tuvo lugar la esperada conferencia de Patsí, en la que explicó de manera hilarante en qué consiste la Revolución de las Mariposas y qué se necesita para llevarla a cabo. Aún faltaban el taller para mujeres que empiezan a pedalear y la clausura. Patsí, entrevistado por Barragán en la Ciclovía RecreActiva.

Con todo ello el Congreso se integraba al movimiento mundial que busca soluciones ante la emergencia ambiental y de salud. Fueron tres días de conferencias, mesas redondas, talleres, exposiciones, paseos y actividades en las que se abordó la recuperación de los espacios públicos, el transporte no motorizado y la movilidad alternativa, las redes ciclistas en Internet, los proyectos de ciclo vías, y el activismo en pro de la armonía citadina, entre otros temas. Los objetivos se cumplieron, creció la Red Nacional, se logró marcar en la agenda pública el uso de la bicicleta y se anunció que en 2010 el próximo Congreso será en Puebla.El video previo al documental de Beatriz Barragán puede verse aquí:

Tuesday, September 22, 2009

Equilibro: letras y bicicletas

El libro te hace libre, como un paseo en bici

Andar en bicicleta es leer al mundo de otra forma, una lectura en movimiento que permite percibirlo con todos los sentidos. Para Hemingway era la mejor manera de conocer un territorio. Por ello no es extraño que este vehículo fantástico pase por las páginas de la literatura, entre la imaginación y los caminos de tinta.

¿Existe alguna relación entre las bicicletas y las letras? ¿Alguna semejanza entre el acto de montar una bici con el de escribir? Como decir, por ejemplo, que el horizonte es una página en blanco y el ciclista la escribe al pedalear. Ambos, el ciclista y el escritor, deciden hacia dónde ir y el camino para llegar. Al pedalear como al escribir, es recomendable tener primero una meta, un destino, el gran final. Entonces estaríamos, diría García Márquez, en los terrenos del Ciclismo Mágico, la literatura del equilibro:
William Saroyan, autor de El tenor silencioso, se refirió a la bicicleta como “el invento más noble de la humanidad”. En un artículo escrito para la revista Scientific American, Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes, recomendaba montar una bici para recuperar los ánimos, despejar la mente y recobrar la lucidez.
En la mayoría de las novelas que citaremos aquí, un par de ellas escritas por Premios Nobel, los autores coinciden en utilizar la bici como un vehículo libertario y en algunos casos el ingenioso transporte es el objeto central de la historia:

WELLES
El escritor Herbert Georges Welles, escribió la novela llamada Las ruedas de la oportunidad, en la que afirmó que sentía confianza en el futuro cada vez que miraba a una persona en una bici:
“Después de tu primer día pedaleando, un sueño es inevitable. Una memoria de movimiento permanece en los músculos de las piernas y parecen moverse en círculos una y otra vez. Tú pedaleas por La Tierra de los Sueños en maravillosas bicis que cambian y crecen”.

BECKETT
El célebre escritor del absurdo, Samuel Beckett, le dedicó una carta a su bicicleta en el libro Molloy, donde hace una descripción fiel de la bici antes de confesar su vicio:
“Querida bicicleta, no debo llamarte bici, eras verde, como tantas de tu generación, no sé por qué. Es un placer encontrarte de nuevo. Describirte en toda tu extensión es un placer. Tenías una pequeña corneta roja en lugar de la campanilla de moda en tus días. Tocar esa corneta era para mí un real placer, casi un vicio”.

MILLER
En la novela de Henry Miller, Mi bicicleta y otros amigos, en la que el escritor narra la relación que tuvo desde niño con las bicis en general y con una en particular a la que describió como “la única y verdadera amistad”. En este libro relata que cuidaba de ella como si fuera un Rolls Royce:
“Si necesitaba reparación, siempre la llevaba al mismo taller en la Avenida Myrtle, donde atendía un negro llamado Ed Perry. Trataba mi bicicleta con guantes y siempre revisaba que las dos ruedas estuvieran alineadas. Con frecuencia me hacía composturas sin cobrarme, porque, como decía, nunca había conocido a un hombre tan enamorado de su bicicleta como yo”.

AMOS OZ
Otro ejemplo puede leerse en La bicicleta de Sumji, novela corta de Amos Oz sobre un niño que recibe una bici de regalo y cómo cambia su vida a partir de ese momento:
“Era una Raleigh de segunda mano; no le faltaba un solo accesorio: tenía timbre, un faro, una parrilla y también un reflector en la rueda de atrás; sólo le faltaba la barra que une el sillín con el manubrio… Loco de orgullo y de alegría galopé en mi bicicleta hacia mi escondrijo tras de la casa. Y allí, en donde nadie podía verme, besé el manubrio, y luego me besé el dorso de las manos una y otra vez, y en un susurro tan alto que parecía un grito, exclamé: Bendito sea Dios Todopoderoso”.

HEMINGWAY
El Nobel de Literatura, Ernest Hemingway, escribió El fin de una afición, relato autobiográfico del libro París era una fiesta, en el que hace una bella descripción de las competencias en el velódromo:
“Algún día lograré meter en unas páginas la pista de madera y sus empinados virajes, y el zumbido de los tubulares cuando pasaban los ciclistas, y el esfuerzo y las tácticas y los corredores desviándose arriba o abajo en la pista, convertidos en una parte de sus máquinas… con sus cascos ligeros que se pegaban a los manubrios, sus piernas que hacían girar a gran velocidad los pedales y las ruedas…”.

J.D. SALINGER
En otra novela clásica del siglo XX, El guardián entre el centeno de J.D.Salinger, la bicicleta está presente cada vez que al narrador se le aparece su hermano pequeño:
“De pronto empecé a hablar con Allie en voz alta. Es una cosa que suelo hacer cuando me encuentro muy deprimido. Le digo que vaya a casa a recoger su bicicleta y que me espere delante del jardín de Bobby Fallon. Una vez, Bobby y yo íbamos a ir al Lago Sedebego en bicicleta. Allie nos oyó y quiso venir con nosotros, pero yo le dije que era muy pequeño. Así que ahora, cuando me siento muy deprimido, le digo: “Bueno, anda. Ve a recoger la bici y espérame delante de la casa de Bobby. Date prisa”. Casi siempre nos acompañaba. Pero aquél día no le dejé. Él no se enfadó –nunca se enfadaba por nada-, pero siempre me viene ese recuerdo a la memoria cuando me da la depresión”.

GARCÍA MÁRQUEZ
Gabriel García Márquez le dedica pasajes a la bicicleta en su novela Memoria de mis putas tristes, en la que el protagonista desea regalarle una bici a la chica que se apodera de sus pensamientos:
“Cuando fui a comprar la mejor bicicleta para ella no pude resistir la tentación de probarla y di algunas vueltas casuales en la rampa del almacén. Al vendedor que me preguntó la edad le contesté con la coquetería de la vejez: Voy a cumplir noventa y uno. El empleado dijo justo lo que yo quería: Pues representa veinte menos. Yo mismo no entendía cómo conservaba la práctica del colegio, y me sentí colmado por un gozo radiante… Esa semana, en homenaje a diciembre, escribí otra nota atrevida: Cómo ser feliz en bicicleta a los noventa años”.

BARES
El escritor Mauricio Bares tiene un cuento titulado Las bicicletas también se embarazan, incluido en su libro Ya no quiero ser mexicano, sobre un romance onanista entre la bicicleta de su hermana y un vecino hippie:
“Ámsterdam debería significar lugar de las bicicletas. O lugar de las perversiones. Basta pensar en las hermosas holandesas que se frotan con el asiento a cada pedaleo, vistiendo frecuentemente entalladas minifaldas elásticas que dejan a la vista el impacto de su intimidad. Pienso también en los tipos sin otra ocupación que esperarlas pasar, apostados en sitios estratégicos, en especial durante el verano cuando las nenas se despojan de los mallones que las protegen del invierno inclemente y obsequian a los mirones un trocito de tela azul cielo o rosa pastel”.

FERNÁNDEZ CHRISTILEB
Pablo Fernández Christileb publicó el libro La velocidad de las bicicletas, donde describe Un viaje a Ítaca:
“Una bicicleta es sobre todo un viaje a Ítaca (“llegar allí es tu meta/pero no apresures el viaje”): es el mejor mirador para ver sucederse a la inopinada, implaneadamente, en calles, callecitas, parques, banquetas, rutas inéditas, como un Marco Polo de la cotidianeidad; para detenerse donde la curiosidad lo haga menester en un mercado, una fachada, una miscelánea, un aparador. Andar en bicicleta se vuelve paseo; es que sobre una bicicleta es imposible tener prisa, o al menos no tiene caso porque la prisa no la acelera; se haya hecho tarde o no, su tripulante tiene que seguir paseando hasta que llegue a su destino. Es el tiempo libre a destiempo… Con la ciudad las bicicletas respetan el ruido de las voces, el aire de los pájaros, el espacio de las reuniones, el tiempo de la distracción, el lugar de los ciudadanos…”.

Así es, al pedalear como al leer el tiempo transcurre de manera distinta. Podríamos seguir por la ruta de la literatura, haciendo paradas en las obras donde encontramos a la bicicleta, pero el tiempo real se termina y el camino es largo, para recorrerlo se necesita un buen par de ojos como dos ruedas.

Texto presentado en el Museo de la Ciudad de Guadalajara, durante el 2o. Congreso Nacional de Ciclismo Urbano.